lunes, septiembre 10, 2007

Primeras despedidas

Acabo de venir de la fiesta - cena que nos ha hecho nuestra jefa para despedirnos. Allí estaban todos nuestros amigos y todos los compañeros de trabajo, vamos toda la vida que he hecho aquí.

En estos momentos te da por pensar lo gracioso que es ver como esta gente, que ahora significa tanto para ti, ni te la imaginabas hace un año. La pena es que ahora se acaba. Me hubiese gustado muchisimo haber alargado, al menos unos 3 o 6 meses mas lo que ha sido, sin duda alguna, el mejor año de mi vida.

Pero esto es así y así lo tienes que aceptar. Mucha gente pasará por delante de ti a lo largo de tu vida. Algunos los perderás de vista con gusto. Con otros verás, sin poder hacer nada, como tu amistad se va diluyendo con el paso del tiempo, las cosas buenas permanecerán mas que las malas, seguro, pero tarde o temprano todo se olvidará. Tus compañeros de trabajo en breves van a tener otros, detrás de esos irán otros, etc, etc. Durante ese goteo de becarios habrá gente que deje el trabajo pronto y otros que sigan allí mas tiempo, pero tarde y temprano todos lo dejaremos. Las fiestas pasan, las vivencias pasan, tus amigos tambien pasan, solamente los buenos quedarán, quien sabe hasta cuanto tiempo. En todo ese tiempo el único que no cambiarás serás tu, serás el de siempre, el que nació en tal sitio, el que creció de tal forma, el que en algún momento decidió llevar este tipo de vida, esa que a veces odias porque solo aumenta el desgaste de tus recuerdos. Tu, andando solo por el camino de la vida, algunos teniendo un destino, aunque no sean consciente de ello; otros sin rumbo ni destino. Tu, solo tu. Hasta que tú tambien dejes de existir, pero tranquilo, todo a tu alrededor seguirá, tu tambien te diluirás en el proseguir de la vida de los otros.

Así ha sido siempre y así será, el placer está en degustar esta temporalidad. Yo creo que es como cuando estoy comiendo mi helado favorito, cada cucharada deja lo mejor de él en tu boca mientras desaparece irremediablemente poco a poco por tu garganta, estás tranquilo porque sabes que después va otra cucharada, quizás de otro sabor distinto que haga preferir éste último al otro. Esa es la gracia de la vida, deja las cosas pasar, disfruta de ellas mientras están pasando y prepárate para las nuevas que vendrán. Esa es la gracia, si no fuese breve, no seria tan bueno.

3 comentarios:

boronat dijo...

Después de un tiempo dando tumbos por ahí, siguiendo el camino que te marca tu cabeza o tu corazón, muchas veces se da uno cuenta de que, en el fondo, está solo.

Pese a toda la gente que conoces, pese a los buenos amigos, las novias, la familia... pese a todo, cuando uno se enfrenta a las decisiones importantes de la vida, está solo.

Los amigos, sin embargo, son capaces de atravesar esa barrera, y rompen soledad. El problema es que como cada uno hace su vida, no los podemos tener con nosotros todo el tiempo.

Rafa Venutz dijo...

Sin embargo, también está la otra cara de la moneda, que es ese " no ha pasado tan rápido, no me cuentes historias que yo quiero salir de aquí ". Y no soy yo el que aboga por ello, pues mi experiencia se halla más bien en un punto medio que ha sufrido sus altos y sus bajos.

En cualquier caso, sí, todo es rápido y fugaz, sea lo que sea, y rápido llegará ese octubre donde nos reuniremos y nos daremos un buen abrazo.

Mario dijo...

Hola otra vez!

Veo que las cosas por Irán han sido increibles (y lo que te queda!). Me alegro muchísimo.
Me ha encantado este texto y por eso te firmo aqui aunque hoy sea 18 de Septiembre.
Por aqui por Madrid todo va muy bien, me voy a vivir con Delfa, con Guillermo y con Sergio (el de Zaragoza) asi que estamos ilusionados con los preparativos (muebles, decoración, etc).

Aunque no sé si te hará mucha gracia, sigo queriendo charlar contigo un día que estes por Madrid (o esté yo por Zaragoza)

Un besote y espero que disfrutes al máximo el tiempo que te queda.