domingo, junio 17, 2007

Viaje a Jordania

Dos fines de semana después del viaje a Beirut llega el otro puente tan esperado, esta vez a Jordania. El plan: recorrerme todo el país con un coche alquilado, que allí son bastante baratos y así me quito las telarañas de conducir. Los vuelos directos un infierno de caros, opto por pedir un visado de doble entrada para Siria, ir a Damasco en avión y luego en taxi compartido a Amman (10 dólares solamente y cerca dos horas de viaje). Asi me ahorro cerca 400€ en el vuelo. Es curioso, a Damasco los vuelos están por 200€ o menos y a Jordania por unos 600€ y están a la misma distancia, lo que hacen las relaciones diplomaticas entre paises. Lo único malo que no tenia fecha para el viaje de vuelta, queria volverme el lunes siguiente y estar alli 4 dias pero solo habia vuelos para el miercoles, bueno me sacaron las dos reservas y cuando estuviese alli ya tendria que estar pendiente de cambiar el vuelo del miercoles al lunes. Finalmente no lo cambié claro :D

Cojo el avión de Teherán a Damasco. Hacia una semana y media que volvia de Damasco y durante ese tiempo me sentia regular, lamentablemente el vuelo me terminé de poner malo, quizás algo tiene que ver con el agua del grifo de Damasco. Por lo visto toda la gente tiene amebas en el intestino por el agua. A mi Alejandro me dijo que no me preocupase por beber agua del grifo y cuando llevaba 2 vasos bebidos me comentó ese pequeño "problemilla". La cosa que su punto fuerte lo hace a la semana o semana y media y justo me dió la noche del vuelo. Jamás en mi vida habia corrido tanto para ir a un WC. Bueno todo ese dia malito menos mal que tenia a los amiguetes de Damasco cuidandome. Duermo en casa de los becarios y al dia siguiente una vez ya recuperado gracias al Fortasec, pillo el taxi para Amman.

Taxi compartido hacia Ammán con dos de mis compañeros de viaje.
Zona duty-free entre Siria y Jordania, en plan lujosete y tal, en esta zona la verdad es que no te esperas esto.

Amman
Llego sobre las 15:00 a casa de los becarios, seguidamente nos vamos a comer. Me llevan a lo que puede ser tranquilamente una zona de restaurantes al mas puro estilo americano. Comida rápida árabe y heladito. Después de eso a comprarme una tarjeta SIM de móvil, ya no me vuelvo a gastar casi 250€ en móvil como me gasté en Beirut. Una vez terminado todo, a casa, una duchita y a ver la ciudad con un amigo francés que trabaja en una ONG con los palestinos.

Los alrededores del teatro romano de Amman de noche.

Entre la visita a Amman y el mozo este contándome sus aventuras la verdad es que estuvo muy interesante la noche. Al dia siguiente fuí a la compañia de alquiler de coche y empecé el viaje.


Contrastes que se ven mucho por esta zona de oriente medio, las tiendas de campaña de los beduinos en una zona de chalets. La forma de vivir de toda la vida y la nueva forma importada de occidente.



BEEEEEEEEEEE BEEEEEEEE un rebajo de ovejas pasando por en medio de la carretera mientras subia por la montaña.

Monte Nebo
Para salir de Amman flipa, yo creo que todas las señales están en árabe e inglés menos las de salida a la ciudad que solo están en árabe. La cosa que no me enteraba de por donde iba, finalmente encontré la carretera que va desde Amman hasta el mar muerto. No se cuanto me costaria realmente de tiempo, mas o menos estaba bañandome sobre las 2 o 3 del mediodia, eso si parando antes en el monte Nebo, donde el mismismo Moisés vió la tierra prometida oye. Allí se supone que murió y está enterrado por allí cerca, nadie sabe donde. Se llega a haber muerto un par de kilómetros antes y la de guerras que nos hubiesemos evitado, cachis.

En la cima del monte Nebo, la cruz marca donde se supone que Moises vió la tierra prometida.

Esto es lo que vió, a la izquierda esa mancha azul es el mar muerto, en las montañas del fondo es Cisjordania e Israel.

Camino al Mar Muerto mas tiendas de beduinos a muchos kilómetros de cualquier rastro de civilización.

Mar Muerto
La curiosidad sobre como sería el agua aqui me superaba, tanto oir hablar de él finalmente lo pude comprobar yo mismo. Es dificil de explicar, a simple vista el agua es normal pero por ejemplo no cala, si tu te metes si que te mojas pero luego al intentar secarte no se empapa la toalla por lo que no te secas. El oleaje es mínimo porque el agua es muy densa, eso hace que no hay nada que rompa las piedras en trozos mas pequeños hasta hacerlos arena, con lo que no hay casi arena. Curioso.
Resorts en el Mar Muerto, están construyendo la orilla del mar un montón de ellos, rollo mar Mediterráneo en España.

En el mar Muerto flotando :D

Vista de la piscina del resort al que fuí con el mar Muerto al fondo, las playas públicas son muy malas, no tienen nada de arena por eso siempre recomiendan venir a sitios de estos, mas o menos me costó 8 €uros el acceso a las instalaciones, de lo más barato para lo que es la zona.

Petra
Después de pegarme el baño cogí otra vez el coche y tiré a ver si encontraba Petra, me habian dicho que habia una carretera para llegar allí desde el mar Muerto, carretera que no salia en el mapa que llevaba, pero bueno. Hubo varias veces que me asusté porque realmente parecia que me habia perdido, menos mal que tenia gasolina y provisiones y solamente fué un punto divertido.

Camino a Petra los paisajes eran una pasada.

Entrada a Petra

Petra es una pasada, pero nada que ver con lo que sale en la pelicula de Indiana Jones ya que esta puerta que se ve abajo es la entrada a una habitación de unos 30m2, no mas. La ciudad de extiende a la derecha de esta puerta, no dentro de ella. Eso no quita que después de la decepción inicial te vayas asombrado de alli de LA PEDAZO DE CIUDAD QUE ERA. Allí conocí a una pareja de malagueños que se habian ido de tour dos semanas a Jordania. Luego quedariamos para ir a Aqaba de snorkel juntos.
La famosa puerta que sale en la pelicula de Indiana Jones

El caballo y Aeman, el beduino coleguilla que me eché. El pobre estaba aburrido y me llevó por todos los valles de alrededor de Petra, a la pequeña Petra y a los sitios que van ellos y que no les gusta llevar a los turistas, me lo pasé como los indios.

Vista de la pequeña Petra, era genial y no habia un alma alrededor.

La pose mas repetida durante este año, en un valle perdido de la mano de dios y bastante profundo al que fuí con Aeman. Habia rebaños de cabras salvajes que cada vez que balaban rebotaba el sonido por todo, era una pasada.

Aeman, yo, el caballo y mi coche.

Aeman me ofreció quedarme esa noche también allí, iba a quedar con sus amigos y todos iriamos a hacer una hoguera, a cenar y a dormir por las montañas. El problema era que ya habia perdido una noche en Damasco y aún me quedaba mucho por ver de Jordania. Con el alma partida por tener que irme y super feliz por esas "aventurillas" que me estaban pasando me dirigí camino a...

Aqaba
Llegué como a las 9 de la noche, me dí una vuelta por la ciudad y cuando me enteré de donde estaba el centro fui allí a la búsqueda de un hotel. Después de ver unos cuantos encontré uno por 30€ (el tio me dijo que costaba 45 y luego lo corroboré en la tabla de precios de la recepción, pero me hizo descuento). Me pegué una ducha me quité todo el polvo y el sudor que aún llevaba de Petra y me fuí a dar otra vuelta, cené en un Burguer King y me recorrí casi toda la ciudad con el coche, es pequeña. Después a la camita que al dia siguiente tocaba madrugar.
A la mañana siguiente llamé por teléfono a Nuria y a Andrés, la pareja que conocí en Petra, y quedamos en una playa para hacer esnorkel. Casi no encuentro la playa, cuando llegué ellos ya estaban saliendo, yo no llevaba ni equipo ni nada con lo que Andrés me ofreció el suyo, me lo puse y me tiré a ver los corales. Menuda birria de corales. Menos mal que justo antes de empezar mi viaje en Amman, Iñigo el becario COMEX acababa de venir de hacer lo mismo y me dijo donde habia un sitio chulo para ver corales. Ni corto ni perezoso se lo comenté a los malagueños, recogimos los bártulos y nos montamos en el coche. Dos kilómetros mas al sur, en otra playa me alquilé unas aletas y unas gafas con tubo. Los mejores corales que he visto en mi vida, paredes de dos y tres metros llenas de peces de colores vivos y todo tipo de animal marino.

Después de dos horas y pico de continuo asombro dejamos los equipos y nos dirigimos a comer, después me despedí de ellos y inicié el camino a Ammán.

Después de hacer snorkel en Aqaba
Volviendo a Amman, las vistas del desierto eran una pasada, me hubiera quedado allí para siempre.

Que pena que justo después de hacer esta foto me dí cuenta de que me habia equivocado de carretera. Llegué dos horas tarde a Ammán. Tenia planeado ir esa misma noche a Damasco para salir de marcha con mis colegas de allí pero no pude, snif snif.

PD: QUE VIAJE POR FAVOR, QUEEEEEEEEE VIAJEEEEEEEEEEEEEE. ¡¡ESTE ES EL MEJOR AÑO DE MI VIDA!!




3 comentarios:

Rafa Venutz dijo...

Eres único dando envidia. Eso sí que es una experiencia :)

Abrazos niño

javito dijo...

Pues bueno sería que nos pudieras decir exactamente dónde está la pasada de sitio en Aqaba para snorquear. Y es que un servidor estará por allá el día 28 de diciembre, con ganas de flipar con corales

Ruben dijo...

Bueno, creo acordarme, estaba delante de un campamento beduino, o bueno así le hacian llamar. La cala anterior, viendolo como si estuvieses yendo desde Aqaba, tiene un yate hundido, creo que sale en los mapillas estos que te dan de snorkel. Entonces justo la siguiente dirección a la frontera de Arabia Saudí. A mi los corales me encantaron, tambien es verdad que son los primeros que he visto nunca. Disfrutalos